Photo detail

Photo detail

Mientras practica tenis, Sam usa un cinturón que sostiene la bomba de insulina, su celular y un dispositivo del tamaño de una tarjeta de crédito que transmite órdenes a la bomba. (Heidi de Marco/KHN)