Ron Roenicke, el sucesor de Alex Cora, espera que Boston pueda dar sorpresas

El coach de banca de los Medias Rojas fue nombrado piloto interino este martes, en buena hora, pues no había timonel para el inicio del Spring Training. Espera dirigir con agresividad, dice

Ron Roenicke, el nuevo manager de los Medias Rojas, espera ser agresivo “sin ser estúpido” y conseguir que sus nuevos dirigidos den unas cuantas sorpresas, en un año donde la fanaticada dará la bienvenida a prácticamente cualquier hecho inesperado, debido al pesimismo con que comienza.

Roenicke fue nombrado piloto interino este martes, en buena hora. Pitchers y catchers del equipo estaban convidados a reportarse durante la jornada y no había mandamás que los recibiera.

El coach de banca del defenestrado Alex Cora asume el cargo que perdió el puertorriqueño por su responsabilidad en el escándalo del robo de señas en Houston, una polémica que pronto tendrá una segunda parte en Boston, cuando el comisionado Rob Manfred revele qué ocurrió exactamente en la temporada siguiente a esa, en 2018.

Luego de que se conozca ese nuevo informe, le será removida la etiqueta de interino y se nombrará a su asistente, ese instructor que ocupará el puesto que él ostentó hasta ahora. Así lo explicó en rueda de prensa Chaim Bloom, el director de Operaciones de Beisbol de los patirrojos.

Eso, claro, siempre y cuando el propio Roenicke no resulte señalado en el reporte que prepara Manfred. Después de todo, Cora era coach de banca de los Astros cuando diseñó el sistema tramposo que luego se trajo consigo a Nueva Inglaterra.

El nuevo timonel tiene experiencia en estas lides. Condujo a los Cerveceros en la Liga Nacional entre 2011 y 2015. Después, fue la mano derecha del depuesto boricua desde 2018.

“Las cosas han cambiado mucho”, admitió Roenicke, al comparar cómo se comportó como manager de Milwaukee. Prometió usar la nueva data y análisis del beisbol para estructurar el lineup y para buscar mejorar. Habló de Andrew Benintendi y Alex Verdugo como posibles ocupantes de lo más alto en la alineación. “Quiero hacer este trabajo lo mejor posible”, sostuvo.

“Deseo ser todo lo agresivo que se pueda, sin llegar a ser estúpido”, agregó. Entre sus nuevas piezas cuenta con uno que mueve muy rápido las piernas, el camarero venezolano José Peraza, llegado como agente libre. Veremos qué uso le da.

Para Roenicke, en el roster hay jugadores que pueden “dar sorpresas” en 2020 y no evadió las preguntas sobre los dos puntos de discusión actuales en la divisa: el cambio de Mookie Betts y David Price, que ya son parte de los Dodgers, y la mala cosecha del torneo pasado, algo que para muchos es apenas el anticipo de lo que viene ahora, sin esas estrellas.

“Los muchachos no están contentos con lo que pasó en 2019”, aseguró. “Estos chicos están molestos con lo que sucedió, y eso es muy bueno”.

Respecto a Betts y Price, resumió el caso en pocas palabras: “No se puede reemplazar ese tipo de peloteros. Simplemente tienes que pasar la página y ya”.