Tasas de aborto en MA han disminuido, según nuevo informe

El estudio publicado por el Instituto Guttmacher indicó que la razón de la reducción de los casos no se debe a las restricciones políticas

Un nuevo estudio publicado por el Instituto Guttmacher, un grupo de investigación que defiende el derecho al aborto, indicó que las tasas de aborto en Estados Unidos están disminuyendo en todo el país, y al parecer la contienda legislativa sobre el asunto no es la razón.

El reciente reporte indica que el número de abortos se está reduciendo en todo el país, tanto en estados republicanos que restringen el aborto como en estados demócratas que protegen ese derecho. Entre el 2011 y el 2017, las tasas de aborto aumentaron solamente en cinco estados y el Distrito de Columbia.

En Massachusetts, las interrupciones del embarazo cayeron un 24 por ciento. El número de abortos en todo el país disminuyó un 19 por ciento entre 2011 y 2017.

Guttmacher es la única entidad que se esfuerza por llevar a cabo un conteo de todas las interrupciones del embarazo que se practican en Estados Unidos, preguntando a centros privados. Los datos federales excluyen a California, Maryland y Nueva Hampshire.

El estudio indica que la razón principal de la disminución es que las mujeres no quedan embarazadas con tanta frecuencia.

Si las restricciones al aborto hubieran sido la razón detrás de la disminución de los abortos, las tasas de natalidad habrían aumentado, según explicó el informe del Instituto Guttmacher. En cambio, las tasas de natalidad disminuyeron en casi todos los estados.

En particular, el informe mostró que la tasa de abortos en EE.UU. en 2017 estaba en su nivel más bajo desde 1973 , cuando se aprobó Roe v. Wade, caso en el cual la Corte Suprema despenalizó el aborto inducido en el país. La tasa cayó a 13.5 abortos por cada 1000 mujeres de 15 a 44 años, una disminución del 8 por ciento desde 2014.

Si bien el número de clínicas que realizan abortos aumentó en todo el país entre 2011 y 2017, Guttmacher afirmó que las mujeres en algunas áreas del país no tienen una opción cercana, especialmente si viven en el sur o el medio-oeste, donde el número de clínicas disminuyó 9 por ciento y 6 por ciento, respectivamente.

En el noreste, el número de clínicas aumentó en un 16 por ciento, y en el oeste, hubo un 4 por ciento más de clínicas en 2017 que en 2011.

En el caso de Massachusetts, el número de clínicas que ofrecen abortos aumentó a 19 de 12 durante el período 2011-2017.

En total, hubo alrededor de 808 clínicas que realizaron procedimientos de abortos en 2017, un aumento de aproximadamente el 2 por ciento desde 2014. Pero en 2017, el 89 por ciento de los condados de EE. UU. no tenían ni una sola clínica que brindara servicios de aborto y el 38 por ciento de las mujeres en edad reproductiva vivió en estas comunidades.

"Cuando hablamos de las desigualdades de acceso, estamos hablando de quién puede superar esas barreras: quién puede permitirse tomarse un tiempo libre en el trabajo, quién puede pagar el transporte, quién puede pagar un hotel, quién puede encontrar y pagar el cuidado de niños ," ella dijo. "A medida que aumenta el número de restricciones, esas desigualdades también crecen".

Los políticos que están en contra del aborto y las restricciones que se han aprobado no han generado mucho cambio de opinión en los que piensan lo contrario.

Las encuestas nacionales muestran un apoyo constante a los derechos al aborto. El Centro de Investigación Pew dijo el mes pasado que el apoyo al aborto legal es tan alto ahora como lo ha sido en dos décadas de encuestas, con el 61 por ciento de los adultos estadounidenses que dicen que el aborto debería ser legal en la mayoría, si no en todos los casos.

"Nuestros nuevos hallazgos indican ante todo que el aborto es una experiencia común de salud reproductiva en los Estados Unidos", dijo la presidenta y CEO de Guttmacher, Herminia Palacio, en el comunicado. "Las restricciones al aborto, ya sea que conduzcan o no a menos procedimientos, son de diseño coercitivo y cruel, y pretenden imponer un alto costo emocional y financiero a cualquiera que lo busque".

" Reducir la tasa de aborto no es el objetivo ", dijo. "La política debe centrarse en apoyar la salud y los derechos de los pacientes, independientemente de cómo afecte la tasa de abortos".

Incluso si los esfuerzos legislativos contra el aborto no están reduciendo estos procedimientos, las restricciones a una elección médica que ha sido legal para las mujeres estadounidenses durante 46 años pueden "infligir un daño grave", dijo Elizabeth Nash, gerente senior de políticas de Guttmacher. en una declaración por correo electrónico.

"Debajo de la tendencia nacional están las luchas individuales y las cargas que los políticos que se empeñan por formular políticas contra el aborto están creando para las personas dentro de sus estados", dijo Nash. "Necesitamos políticas que garanticen que los pacientes puedan obtener y pagar la atención de la salud reproductiva desde la anticoncepción, hasta el embarazo y el aborto".