El sarampión puede convertirse en una enfermedad fatal si no se atiende a tiempo

La mejor protección contra el virus es la vacuna MMR

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), desde enero de 2019 hay más de 700 casos confirmados de sarampión en 22 estados de EE.UU., incluido Massachusetts, siendo el mayor número de casos reportados en el país desde 1994 y desde que se declaró el sarampión eliminado en 2000.

Las enfermeras de salud pública de las comunidades de North Shore y la Ciudad de Salem compartieron los datos más importantes sobre el sarampión para alertar a la población:

1.Puede ser grave. Algunas personas piensan que el sarampión es solo un pequeño sarpullido y fiebre que desaparece en unos pocos días, pero la verdad es que el virus puede causar graves complicaciones de salud, especialmente en niños menores de 5 años y adultos mayores de 20 años.

2.Es muy contagioso. El sarampión se propaga por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. Es tan contagioso que si una persona lo tiene, 9 de cada 10 personas a su alrededor también se infectarán si no están protegidas.

3.Todavía se puede contraer sarampión en los Estados Unidos. Todos los años, el sarampión es llevado a los Estados Unidos por viajeros no vacunados (estadounidenses o visitantes extranjeros) que contraen el sarampión mientras se encuentran en otros países. Incluso si su familia no viaja al exterior, podría entrar en contacto con el sarampión en cualquier parte de su comunidad. Cualquier persona que no esté protegida contra el sarampión está en riesgo.

4.Las personas pueden protegerse y a su comunidad con la vacuna. La mejor protección contra el sarampión es la vacuna contra este virus, junto al de las paperas y la rubéola (MMR). La vacuna MMR proporciona una protección duradera contra todas las cepas del sarampión.

El CDC considera que una persona está protegida contra el sarampión si tiene registros que muestre al menos una de las siguientes informaciones:

· Recibió dos dosis de vacuna contra el sarampión y es un niño en edad escolar (grados K-12) o un adulto que se encuentre en un entorno que presente un alto riesgo de transmisión del sarampión, incluidos los estudiantes en instituciones de educación superior, personal de atención médica y viajeros internacionales.

· Recibió una dosis de vacuna que contiene sarampión y usted es un niño en edad preescolar o adulto que no estará en un entorno de alto riesgo para la transmisión del sarampión.

· Un laboratorio confirmó que el paciente tuvo sarampión en algún momento de su vida.

· Un laboratorio confirmó que la persona es inmune al sarampión.

· La persona nació antes de 1957.


Las enfermeras de salud pública alientan a los residentes a hablar con su médico si la persona no está segura de estar completamente protegida contra el sarampión. Para obtener más información sobre la enfermedad, visita www.cdc.gov/measles.