Cinco latinos a seguir en el spring training de Grandes Ligas

Cuentan con las herramientas para abrirse un espacio entre los grandes nombres que conforman la liga

Con la transición entre el segundo y tercer mes del año, el béisbol de las Grandes Ligas empieza a palpitar el deporte de otra forma. Los campos de entrenamiento suben el telón para darle forma a su temporada, con los viejos conocidos armando su planificación en pro de otro calendario exitoso.

Sin embargo, el ejercicio también invita a seguir a aquellos más jóvenes que aún tienen muchos pasos por dar, pero que cuentan con el respaldo de ser considerados los principales prospectos de su generación.

Varios de estos son latinos y cuentan con las herramientas para abrirse un espacio entre los grandes nombres que conforman la liga a punta de batazos, jugadas espectaculares y mucha estrategia del Caribe.

Vladimir Guerrero jr.

Su nombre lo dice todo. El hijo del mítico jardinero que ahora cuenta con una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown es visto con ojos de optimismo en el sistema de grandes Ligas, donde defiende los colores de los Azulejos de Toronto, franquicia que comenzó a ver su talento en 2016, cuando dio sus primeros pasos en la categoría Rookie de los canadienses.

Pese a que nación en el país norteamericano, sus raíces dominicanas trascienden, siendo otro embajador latino en el béisbol que año a año recibe a piezas de todo el planeta para hacer cada vez más competitiva la liga.

En 2018 vio acción en varias etapas del sistema de ligar menores de los alados, pasando por sus distintas instancias hasta llegar a AAA. En total, el tercera base demostró preparado para el Big Show al dejar average de .381 unidades en 95 compromisos, con 20 jonrones, 78 producidas y 67 anotadas, siendo uno de los elementos a seguir y que promete ser más temprano que tarde el líder en los departamentos ofensivos de su equipo.

Fernando Tatis jr.

Un campocorto que también tiene bajo su apellido el respaldo de llevar el béisbol en sus venas. En 2018, el infielder perteneciente a los Padres de San Diego ya formaba parte del top ten de tan afamado conteo de peloteros jóvenes y este año dio el salto al podio gracias a su versatilidad y alto nivel tanto con el guante como con el madero.

El muchacho dominicano de apenas 20 años había sido exigido como moneda de cambio en posibles transacciones de los californianos, movimientos que no llegaron a concretarse porque en las oficinas tenían clara una orden: él no iba a salir de la organización.

En 2018 jugó de inicio a fin en la categoría AA, bateando para .286, con 16 vuelacercas e igual número de bases robadas. Contacto, poder oportuno, velocidad. Todas las herramientas ofensivas están de su lado, características de una pieza que tendrá ahora como mentor a Manny Machado, quien llegó a los católicos por 300 millones de dólares.

Víctor Robles

Uno conocido y que ya sabe lo que es jugar en Grandes Ligas. El nombre de este joven dominicano ha sonado desde hace par de años en el sistema; sin embargo, su ascenso, para muchos, ha sido lento. El jardinero tal vez no ha contado con la rápida explosión de otros prospectos de su generación, pero eso no resta certeza a las aptitudes que tiene para abrirse espacio en la pelota norteamericana.