El pitcheo abridor es la perdición de los Medias Rojas

¿Cómo mejorar un aspecto que está afectando el funcionamiento completo de los campeones defensores? La gerencia no tuvo una respuesta y ahora el manager Alex Cora promete intentarlo. ¿Podrá hacerlo?

Andrew Cashner fue la única adquisición de los Medias Rojas antes de cerrar el período de cambios en las Grandes Ligas. El manager Alex Cora dijo en su momento que no sería necesario nada más. Con la eventual recuperación física de Nathan Eovaldi, creía que con esos dos brazos bastaba para retomar el camino.

Es evidente que la oficina creía lo mismo. El gerente general Dave Dombrowski declinó toda posibilidad de nuevos pactos y el 31 de julio terminó sin caras nuevas. Abridores y relevistas estrenaron uniforme, pero no en el Fenway Park.

Los Astros, los Dodgers, incluso los Indios y los Rays, que son rivales directos en la lucha por el wild card, se reforzaron antes de expirar el plazo. Los buenos pitchers disponibles migraron hacia esos y otros destinos. Y Cashner, el único producto de importación en Boston, ha tenido tantos problemas para sacar outs, que un columnista del Globe planteó este domingo la idea de correr con los gastos que eso significa y simplemente dejarlo en libertad.

El derecho tomado de los Orioles explotó otra vez. No pudo completar dos innings en la jornada dominical ante los Ángeles. Los patirrojos habían ganado tres de cuatro encuentros a los Reales y los querubines, pero así ha sido esta sorprendente divisa en 2019: tras cada buena racha viene una pequeña debacle. Anaheim se llevó los últimos dos encuentros en el parque bostoniano y la carrera por el comodín se dificulta aún más.

La culpa no es del bullpen, que ha sido tan criticado. Es cierto, mucha atención se ha prestado a la marcha de Craig Kimbrel, al cambio de cerradores, a las implosiones intermedias. Pero choques como este ante los serafines y tantos otros no se pierden por las dos carreras recibidas por los apagafuegos, sino por los fallos de los iniciadores, incluso si esos tiradores llevan por nombre Rick Porcello, David Price o Chris Sale.

Los bomberos tuvieron que completar 8.1 entradas, porque Cashner solamente sacó cinco outs. Y la carga de tanto trabajo se refleja en jornadas posteriores en las que el dominio decrece, producto del cansancio acumulado, el esfuerzo extra.

“No estamos en buena posición”, admitió Cora, durante la rueda de prensa vespertina. “Esto es inconsistencia. No es compatible con un equipo de playoff”.

El periodista Peter Gammons, un viejo conocido en Boston, apuntó el dato gravísimo: los Medias Rojas tienen tres aperturas de calidad menos esta temporada que los Marlins, sotaneros en la División Este de la Liga Nacional. “Allí está el problema del bullpen”, sostuvo.

Tom Caron, analista de NESN, complementó el apunte: el récord de los dirigidos por Cora cuando sus iniciadores completan una apertura de calidad (seis o más episodios, tres o menos carreras limpias permitidas) es de 32-11. A ese paso ocuparían la vanguardia en su llave, incluso por arriba de los líderes Yanquis.

El manager prometió recomponer el staff de pitcheo, y especialmente la rotación, esta semana. El tiempo se agota.