Apareció el Eduardo Rodríguez que todo Boston quiere ver

Contra todo pronóstico, porque pasaron tres semanas sin que pasara, el pitcher venezolano se convirtió en el primer miembro de la rutilante rotación de los Medias Rojas en obtener una victoria en 2019

Eduardo Rodríguez no fue ni la sombra de sí mismo en sus primeras dos aperturas. Su velocidad no superó en ningún momento las 93 millas por hora y su efectividad estaba por arriba de los 12 puntos. Pero contra todo pronóstico, terminó siendo él, no Chris Sale ni David Price, no Nathan Eovaldi ni Rick Porcello, quien le dio a la rotación de abridores de los Medias Rojas su primera victoria en 2019.

Sí, el reluciente quinteto de abridores bostonianos no sumaba un triunfo antes de disputar el encuentro de este viernes contra los Orioles, en el Fenway Park.

Rodríguez hizo lo que ninguno de sus más experimentados colegas había podido en este difícil comienzo de zafra: llegó al séptimo inning, pasó por las armas a ocho contrincantes, aisló tres hits y soltó la recta consistentemente a 95-96 millas por hora. En total, 21 de sus pitcheos resultaron swings fallados de los contrincantes. Excelente.

No es casualidad. El venezolano viene de su mejor campaña en el beisbol profesional, con topes personales en casi todos los renglones estadísticos. En lo sucesivo debería ser capaz de poner muchas más salidas así. Y lo mismo aplica para Sale, Price y compañía. La ley de los promedios suele imponerse en este deporte.

Los campeones de la Serie Mundial ya tienen su primera racha ganadora. Sí, es una racha de dos victorias. Pero es un alivio, después de una gira demasiado larga y negativa.

Qué bueno es regresar al Fenway Park.