Steve Pearce es el inesperado Jugador Más Valioso

El veterano jardinero e infielder de los Medias Rojas fue votado este domingo como el pelotero de más impacto en la Serie Mundial de 2018

Steve Pearce pasó 12 temporadas en las Grandes Ligas sin disputar una Serie Mundial. Ni siquiera ha sido pelotero de todos los días en una de esas campañas. Pero desde ahora podrá exhibir en su casa el trofeo de Jugador Más Valioso en el Clásico de Octubre, un premio que este domingo se ganó a fuerza de batazos.

Pearce completó una historia feliz con sus dos jonrones del quinto juego, que fue sentenciado por sus Medias Rojas con pizarra de 5 carreras por 1 sobre los Dodgers, en Los Ángeles. Nacido en Lakeland, creció como un niño que adoraba los diamantes y a los patirrojos, el equipo de su predilección, al que llegó en plena zafra de 2018, procedente de los Azulejos.

El veterano jardinero e infielder volvió a ser alineado por el manager Alex Cora como el tercer bate e inicialista de Boston. Respondió con dos hits en cuatro turnos, ambos vuelacercas, para llegar a tres en el Clásico de Octubre y poner sus promedios en .333/.500/1.167 durante este duelo otoñal contra los esquivadores.

Sus tres bambinazos igualaron lo hecho por el legendario Cal Yasztremski en 1967, récord para la franquicia en este tipo de confrontaciones. Además, se unió al mismísimo Babe Ruth y a Ted Kluszewski como los únicos toleteros con encuentros de dos o más vuelacercas en una Serie Mundial después de haber cumplido los 35 años de edad.

“Somos un grupo de guerreros, y eso es maravilloso”, exclamó Pearce, al ser entrevistado por la estación FOX Sports en la entrega del galardón. “La manera en que jugamos, un día tras otro, y lo que esperábamos unos de otros. Este es exactamente el lugar donde sabíamos que íbamos a estar”.

El útil jugador nacido en 1983 recibió también como premio una enorme camioneta roja a estrenar.

“El beisbol es un deporte divertido”, aseguró. “Mientras más tiempo estás en este juego, más cosas grandiosas pueden pasar. Soy muy bendecido por encontrarme ahora, aquí”.