El presidente Trump debe cancelar su discurso sobre inmigración

En un momento en que nuestra nación está siendo dividida y amenazada por el terrorismo doméstico inspirado en el odio, el presidente de Estados Unidos debería unirnos, no sembrar la división y el descontento de manera deliberada. Emitir un discurso incendiario sobre inmigración en este ambiente explosivo no solo es cínico, sino peligroso.

Pero eso es exactamente lo que pretende hacer. Seamos claros: este discurso no es realmente sobre una política migratoria hacia una variada caravana de personas que buscan una vida mejor. No, este discurso es sobre algo mucho más grande y amenazador. Si sigue adelante el martes, no solamente será una estrategia profundamente cínica para avivar el fuego y ganar una elección; sería coquetear con el peligro y provocar violencia en aras del destino político del Partido Republicano.

Es por ello que hacemos un llamado al presidente para que no dé su discurso. Hacemos un llamado a todos los líderes republicanos para que lo convenzan de retroceder del abismo. Hacemos un llamado a los demócratas por la misma razón. Al mismo tiempo pedimos a los medios de comunicación responsables que den cobertura a cualquier cosa que suceda en el contexto de este presidente que divide y este momento explosivo.

¿Necesitamos más carnicería para demostrar este punto? El crimen de odio más letal antisemita en la historia de Estados Unidos se llevó a cabo este fin de semana. El agresor sostenía la teoría conspiratoria —animado por el presidente Trump y muchos republicanos— de que los demócratas, George Soros e incluso organizaciones como HIAS ideaban un complot para hacer daño a nuestra nación. Por increíble que parezca, el presidente y la secretaria del DHS han declarado que un pequeño grupo de refugiados que huyen de la violencia y la inestabilidad en Centroamérica representan una amenaza existencial para la nación más poderosa del planeta.

Nuestro país está sufriendo. Once personas están muertas. Líderes políticos y filántropos están siendo amenazados de muerte. Compradores afroamericanos están siendo abatidos en estacionamientos. En este momento de duelo y terror, necesitamos líderes nacionales que nos unan para conmemorar a las víctimas y atajar la polarización racial y el discurso del odio. En lugar de ello, el presidente Trump está arrojando más leña al fuego. Una vez más.

En un momento como este, ningún otro presidente de Estados Unidos haría un discurso diseñado para señalar a otros, avivar el miedo y encender pasiones. Si lo hace, no debería sorprendernos si sus seguidores inestables lo interpretan como un llamado a las armas. No es demasiado tarde. Los líderes a quienes les importa más sanar a nuestra nación que anotarse puntos políticos deben hablar.

Señor presidente, cancele el discurso.


Frank Sharry es el Director Ejecutivo de America’s Voice