Joven colombiano está cerca de formar parte de los New England Revolution

Con tan solo 21 años, Daniel Robira estaría por iniciar su carrera como profesional del deporte

A pesar de todas las noticias que se ven y escuchan sobre la situación de los inmigrantes en los Estados Unidos, no todas son malas nuevas, y para muestra un botón.

El colombiano Daniel Robira de 21 años, llegó a Estados Unidos con el sueño de seguir sus estudios universitarios y ser un futuro profesional, pero también de ser un gran jugador de fútbol.

Sus padres decidieron aventurarse al norte del continente para buscarle un porvenir exitoso a sus dos hijos, Brian y Daniel. Fue hace aproximadamente 6 años cuando se montaron en el avión e iniciaron la travesía para encontrar becas para el estudio de los jóvenes.

Como un niño con una valoración de coeficiente intelectual alto, especialistas les recomendaron adentrar a Daniel en actividades extracurriculares para el uso de desarrollo cognitivo. Fue cuando inició su trayectoria en el fútbol en Colombia y se enamoró del deporte. Por su talento, jugaba con categorías más altas que su edad, lo cual le permitió aprender técnicas y a jugar en equipo desde muy temprana edad. También estuvo en las prácticas del Método Kumón, una disciplina que desarrolla habilidades y destrezas a través de la matemática y la comprensión lectora.

Con familia en Nueva York, el padre de los jóvenes se sintió alentado para mudarse a los Estados Unidos con sus dos hijos, lo cual hizo en el 2012. Daniel ya había terminado el High School en Colombia con tan solo 15 años, pero para aprender inglés, adentrarse en la cultura y ganar créditos para la universidad, cursó los grados 11 y 12 en el colegio.

Su pasión por el deporte continuó con un equipo que hacía vida en Boston University, para luego hacer pruebas con el New England Revolution, institución que lo aceptó en su Academia con 18 años.

La meta de seguir sus estudios universitarios seguía en pie y la organización deportiva lo apoyó contactádolo con North Community College, luego con Dean College y actualmente con la Universidad de Vermont, donde culminará sus estudios en comunicaciones públicas y negocios internacionales en aproximadamente un año.

Mientras está en las aulas, juega con el equipo de la universidad al cual representa y en los veranos hace vida en el equipo de New England Revolution, ahora jugando para la Sub 23.

The Revolution Academy es un programa de desarrollo de jugadores de élite que brinda al jugador juvenil de élite de la región un acceso sin precedentes al entorno de desarrollo juvenil profesional de la Major League Soccer y un camino definido para los jugadores de fútbol profesional.

Un jugador profesional de este equipo puede ganar entre $70 mil y $80 mil anualmente, con bono dependiendo de la condición del jugador en el equipo (titular o no), si hace gol, si es un jugador que nació en otro país, y si fue formado por la Academia.

Daniel le contó a El Planeta que lo más difícil de estar en este deporte es la disciplina. "Confiar en tus capacidades es importante, pero la disciplina y aprender a vivir con los sacrificios es lo dífícil". Relató que estar lejos de su familia es lo que más le duele; su papá y hermano viven en Boston mientras él está en Vermont, y su mamá está en Colombia.

El joven colombiano está protegido por la organización del New England Revolution lo cual lo deja por fuera del draft (banco de jugadores para fichar), pero sigue esperando la confirmación de su aceptación en el equipo profesional, firmar el contrato y comenzar a jugar con sus compañeros luego de finalizar la universidad.