Cuidado con las garrapatas en sus paseos de verano

La enfermedad de Lyme se ha extendido por todo Massachusetts y se ha convertido en una de las infecciones más frecuentes de la región. Entérese cómo prevenirla

La enfermedad de Lyme es uno de los problemas de salud pública más apremiantes en Massachusetts.

De hecho, de los más de 3.000 condados que existen en Estados Unidos, el que tiene la mayor tasa de enfermedad de Lyme está aquí en Massachusetts: Los residentes del Condado de Nantucket han tenido la mayoría de los casos confirmados o probables de enfermedad de Lyme per cápita entre 2010 y 2015, de acuerdo con los números publicados por el Centro para el Control de Enfermedades y obtenidos por The Boston Globe.

El condado de Dukes, también en Massachusetts, tiene la quinta mayoría de los casos per cápita en la nación, y los condados de Plymouth (57) y Barnstable (81) están en el top 100.

La enfermedad fue descubierta por primera vez en un grupo de niños en Lyme, Connecticut a mediados de la década de 1970, y se ha extendido a lo largo de todas las comunidades en Massachusetts y gran parte del noreste.

Las garrapatas llamadas “Deer ticks” -que no son más grandes que el tamaño de una semilla de amapola- son más activas cuando el clima se calienta, y se enganchan a los animales domésticos y a las personas a su paso por zonas boscosas o donde hay pastos altos. Como los parásitos se alimentan de sangre, pueden pasar los patógenos a las personas que pican, el más común de los cuales es el Lyme.

Los primeros síntomas de la enfermedad de Lyme pueden incluir una erupción en la piel, dolor de cabeza, fatiga y fiebre. Si se detecta a tiempo, un mes o menos de ingesta de antibióticos cura la mayoría de los casos, pero si la infección se deja sin tratar, puede extenderse a las articulaciones, el corazón y el sistema nervioso, causando incluso parálisis facial, artritis, sensación de hormigueo y, en muy raras casos, la muerte.

En 2013 (el último año de registro disponible) hubo 5.665 casos confirmados de Lyme, pero las autoridades federales han dicho que esa cifra podría ser mayor, porque hay muchos casos que no se reportan. Hace dos años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indicaron que los casos de Lyme probablemente han aumentado 10 veces en relación con los recuentos nacionales anteriores, y que la enfermedad afecta posiblemente a 300.000 personas al año en los EE.UU., la mayoría de ellas en la región noreste. El número de casos de Lyme en Massachusetts, de acuerdo con esas estadísticas, sería de unos 50.000 al año.

El condado de Berkshire tiene la incidencia más alta de anaplasmosis, una enfermedad transmitida por garrapatas que puede causar fiebre, escalofríos y confusión, con 41 casos registrados por cada 100.000 habitantes en el año 2013. En los condados de Hampshire y Worcester hay menos de 2 casos por cada 100.000 habitantes, las tasas más bajas del estado.

"(Las garrapatas) se controlan de manera muy diferente a los mosquitos", en comparación con los mosquitos, explicó Chris Horton, superintendente del Proyecto de Control de Mosquitos del Condado de Berkshire en Pittsfield, uno de los 11 distritos que cuenta con control de mosquitos en el estado. Por ejemplo, los mosquitos están en el aire en momentos concretos del día en los que se les pueden atacar con pesticidas, y el producto se puede rociar directamente en el agua donde se reproducen. Las garrapatas, por el contrario, no son muy móviles, se pueden encontrar en varios tipos de paisajes, y las poblaciones pueden variar dramáticamente, incluso en distancias cortas.