Seis lugares de EE.UU. donde se pueden apreciar las estrellas

Espacios con cielos despejados y libres de contaminación que permiten ver la inmensidad del universo

Tener la experiencia de poder observar un cielo nocturno estrellado es algo cada vez menos común.

Incluso en las noches más claras, la luz artificial de las ciudades ilumina la oscuridad natural, haciendo que los cielos nocturnos se vean mucho menos majestuosos de lo que deberían. Sin embargo, en el territorio estadounidense todavía hay grandes extensiones de desierto que conservan el paisaje natural. En estos destinos, podrás contemplar la inmensidad del universo.

Cherry Springs State Park, Pennsylvania. Este es uno de los lugares más oscuros al este del Mississippi, y se convirtió en un Gold-Certified International Dark Sky Park en 2008, uno de los pocos en los EE.UU. A pesar de su proximidad a las áreas urbanas, el parque de 82 acres se encuentra sobre una colina rodeada por el Susquehannock State Forest de 262,000 acres y ofrece una vista de 360 grados de la noche libre de contaminación lumínica. En el verano, Cherry Springs ofrece un programa de recorridos. El área de observación del cielo nocturno de este parque, ubicado al norte de la ruta 44 (frente al cercado Astronomy Observation Field), siempre está abierta. En ese lugar encontrarás estacionamiento público y kioskos de información.

Death Valley, California. Es considerado uno de los sitios donde se puede presenciar el cielo más oscuro de la nación. Designado como Parque Internacional de Cielos Oscuros en 2013, el parque evita que la luz artificial contamine los cielos situados sobre sus 3,3 millones de acres de desierto, dunas de arena, salinas, tierras baldías y cañones. Pero a pesar de que su ubicación en la frontera de California y Nevada es bastante remota, el parque está amenazado por la contaminación lumínica de las cercanías de Las Vegas, por lo que para obtener las mejores vistas, es mejor ubicarse en la parte noroeste del parque.

Parque Nacional Badlands, South Dakota. La Vía Láctea se puede apreciar en todo su esplendor en los despejados cielos de Badland, ubicado en Dakota del Sur. Con más de 7,500 estrellas visibles en cualquier noche, incluidas galaxias, cúmulos de estrellas, planetas, lunas, nebulosas e incluso sobrevuelos de satélites y estaciones espaciales. Durante el verano, los observadores de estrellas pueden aprovechar el Programa Cielo Nocturno que se ofrece por la noche, donde se a los visitantes se les entrega un telescopio y un recorrido detallado por los cielos.

The Headlands, Michigan. Libre de la contaminación lumínica de la ciudad, The Headlands se encuentran a orillas del estrecho de Mackinac, en la punta de la península inferior de Michigan. Un parque de 550 acres, Headlands se convirtió en un Parque Internacional de Cielo Oscuro certificado por Silver, en 2011. Si bien la observación de estrellas no puede competir con los sitios remotos en el oeste de los EE. UU., Headlands lo compensa con el entusiasmo del personal encargado y la amplitud programación ofrecida de forma gratuita.

Big Bend, Texas. Se distingue por sus oscuros cielos color carbón y su remoto paisaje desértico, tiene la menor cantidad de contaminación lumínica que cualquier otro parque nacional en los 48 estados del sur. Aquí es donde la majestuosa belleza del cielo se disfruta mejor junto a una franja de cactus, las cordilleras de Chisos y escarpados cañones de piedra caliza. En este lugar podrás echarle un vistazo a la Vía Láctea en su máxima expresión, acompañada de más de 2.000 estrellas.

Denali National Park and Preserve, Alaska. Las auroras boreales son parte importante de las experiencias astronómicas. Este asombroso fenómeno de colores verdes, rojos, azules y púrpuras que bailan en el cielo nocturno ocurre como resultado de una eyección de masa coronal: una ráfaga gigante de viento solar y campos magnéticos que interactúan con los elementos de la atmósfera terrestre. Las auroras boreales se centran en los polos magnéticos, lo que hace que Alaska sea el mejor lugar de los EE. UU. para presenciarlas. En los seis millones de acres de paisaje natural y salvaje del Parque Nacional Denali podrás contemplar el cielo estrellado y las luces de colores.