Luka Modric hizo historia al alzarse con el Balón de Oro

También se había llevado los honores con el recién nacido premio The Best que entrega la FIFA

La fiesta del fútbol y sus méritos individuales tuvieron este 3 de diciembre una cita especial, esa que sueña todo jugador desde niño, además alzar títulos importantes en la disciplina, con la entrega del Balón de Oro 2018, reconocimiento que cayó en manos del croata Luka Modric, volante del Real Madrid, quien se quedó por primera vez en su carrera con el prestigioso reconocimiento de la publicación francesa France Football.

El capitán de la selección balcánica arrasó en un año en el que se quedó a nivel colectivo con el título de la Liga de Campeones de Europa, el cuarto en su palmarés, luego del triunfo del conjunto merengue por 3-1 sobre el Liverpool inglés. Además de la ventaja que un trofeo de este nivel es capaz de brindar, comandó a su país a alcanzar por primera vez la final en la Copa del Mundo Rusia 2018, con un andar sólido en el que hizo de su distribución de la esférica la punta de lanza en un combinado digno de admirar.

El calendario bajó el telón de la mejor forma posible para Modric, quien también se había llevado los honores con el recién nacido premio The Best que entrega la FIFA. En apenas su tercera edición, con las dos primeras en manos del portugués Cristiano Ronaldo, el croata se asomó como el gran favorito para el Balón de Oro al quedarse con este reconocimiento. Asimismo, fue premiado por la UEFA como mejor jugador del año.

El fin de una era

El triunfo de Modric en la cita del 3 de diciembre va más allá. Su exposición en la disciplina durante el año lo pondrá en los libros de historia por convertirse en el artífice de quebrar con una hegemonía cargada de éxito por parte de Ronaldo y el argentino Lionel Messi, dueños del prestigioso galardón en las últimas diez ocasiones, cinco por lado, antes de que en París se revelara el nombre del balcánico.

Pese a esto, lo del madeirense y rosarino no significa el final de su carrera, pero sí se traduce como la interrupción de un dominio en el fútbol que tal vez no se ha visto antes. Para muchos, en una discusión subjetiva sobre el deporte, en esta dupla reposa la mejor rivalidad en la historia del balompié, algo que ellos mismos han rechazado conforme ha pasado el tiempo; sin embargo, los constantes duelos entre uno y otro, sobre todo cuando coincidían en la liga española vistiendo los uniformes de Real Madrid y Barcelona, respectivamente, ponía picante en una situación que era capaz de marcar el rumbo de la temporada.

Hoy no se alejan de su máximo nivel para poder volver a tener entre sus manos el premio; todo lo contrario, luchan codo a codo en una campaña que aún puede ser vista de reojo, pero que con los primeros pasos del año 2019 reiniciará una pugna en la que ahora aparece Modric, pero con el portugués y el argentino con el hambre de volver a obtener lo que por tanto tiempo fue de ellos.

El punto clave para que otro nombre estuviera por encima del suyo fue la actuación de estos en el Mundial. Para Ronaldo, la poco favorita Portugal se despidió con más críticas que aplausos en los octavos de final de Rusia, al igual que Argentina, esta última con mayor peso entre los probables campeones.

Revolución francesa

Con CR7 como segundo en la votación y Messi quinto, el tercer y cuarto puesto pertenecieron a campeones del mundo con Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, en ese orden, dueños de dichas casillas al momento de revelar la clasificación del premio.

La labor de cada uno de estos con sus clubes no fue tan especial como en la Copa del Mundo, aunque tampoco se desmerita sus logros a nivel individual.

Mientras el primero se coronó en la Europa League con el Atlético de Madrid, el segundo obtuvo la liga y la copa francesa con el PSG; sin embargo, lo visto en Rusia los catapultó a niveles insospechados, mostrando su mejor versión para la selección nacional, algo que marca el ritmo natural de las cosas para muchos de los exponentes del balompié, mostrando ese plus por su país.

En total de los 20 primeros lugares al Balón de Oro 2018, seis fueron nativos de Francia, acompañando así el dominio que los Bleus tuvieron en el pasado Mundial, un grupo que logró sacar lo mejor de su fútbol en el camino y que dejó a un lado los nombres de los jugadores para arroparse todos bajo la misma bandera.