Pequeños cambios que puedes hacer para dejar de roncar

Identificar qué puede estar causando los ronquidos puede solucionar más rápido el problema

Casi todos roncamos de vez en cuando, y generalmente no es algo de lo que hay que preocuparse. Pero si roncas regularmente por la noche, puedes interrumpir la calidad de tu sueño, lo que lleva a fatiga diurna, irritabilidad y aumento de los problemas de salud. Y si tu ronquido mantiene a tu pareja despierta, también puede crear problemas importantes en tu relación.

Los ronquidos ocurren cuando no se puede mover aire libremente a través de la nariz y la garganta durante el sueño. Esto hace que los tejidos circundantes vibren, lo que produce el ronquido que todos conocemos. Las personas que roncan a menudo tienen demasiada garganta y tejido nasal o "disquete" que es más propenso a vibrar. La posición de su lengua también puede interferir con la respiración suave.

Afortunadamente, dormir en habitaciones separadas (en el caso de las parejas) no es el único remedio para los ronquidos. Hay muchas soluciones efectivas que pueden ayudarte a ti y a tu pareja a dormir mejor por la noche.

Cambia tu posición de sueño. Dormir acostado de espaldas hace que la base de la lengua y el paladar blando colapsen hacia la pared posterior de la garganta, lo que provoca un sonido vibratorio durante el sueño. Dormir de lado puede ayudar a prevenir esto. Al girar hacia cualquier lado se alivia este problema, reduciendo el riesgo de roncar.

También, elevar la cabeza cuatro pulgadas puede facilitar la respiración y alentar la lengua y la mandíbula para avanzar. Hay almohadas específicamente diseñadas disponibles para ayudar a prevenir los ronquidos, asegurándose de que los músculos del cuello no estén tensos.

Despeja tus conductos nasales. Si tienes la nariz tapada, enjuague los conductos nasales con solución salina antes de acostarse. Usar descongestionante nasal también puede ayudarte a respirar más fácilmente mientras duerme. Si sufres de alergias, reduce los ácaros del polvo y los pelos de las mascotas en su habitación o use un medicamento para la alergia.

No bebas alcohol justo antes de acostarte. El alcohol relaja tu cuerpo, lo que hace que los músculos de la garganta también se relajen, y colapsen un poco, estando propenso a roncar.

Pierde peso. Esto puede ayudar a algunas personas, pero no necesariamente a todas. Si has aumentado de peso y has comenzado a roncar, evento que no te sucedía antes, entonces la pérdida de peso puede ayudar. Si ganas peso alrededor de tu cuello, se aprieta el diámetro interno de la garganta, lo que hace que sea más probable que se hunda durante el sueño, provocando ronquidos.

Mantente bien hidratado.Las secreciones en la nariz y el paladar blando se vuelven más pegajosas cuando estás deshidratado, estando más propenso a roncar. Según el Instituto de Medicina, las mujeres sanas deben consumir alrededor de 11 tazas de agua total (incluyendo todas las bebidas y alimentos) por día; los hombres requieren alrededor de 16 tazas.

Utiliza un humidificador de ambiente. La sequedad en las vías respiratorias a veces causa ronquidos, pero mantener las vías respiratorias húmedas puede aliviar este problema. Un humidificador es una manera fácil de evitar la sequedad; colócalo en tu habitación mientras duermes.

Habla con tu médico para descartar afecciones médicas subyacentes. Algunas condiciones de salud subyacentes pueden causar ronquidos, como la apnea del sueño. Si notas los siguientes síntomas de ronquido, haz una cita para hablar con su médico sobre estos: Somnolencia excesiva; Dolores de cabeza después de despertarse; Dificultad para concentrarse durante el día; Dolor de garganta por la mañana; Inquietud; Despertarse por la noche debido a jadeo o ahogo; Lecturas de presión arterial alta; Dolor en el pecho por la noche.