FIFA está considerando un Mundial más grande en Qatar

La nación árabe es una de las más pequeñas del mundo

Qatar es más pequeño que Connecticut y tiene menos ciudadanos que Kansas. Pedirle a la nación árabe que organice una Copa del Mundo de 32 equipos era algo que excedía los límites del país. El envío de 16 escuadras adicionales, más sus seguidores y delegaciones, y la adición de 16 partidos parece algo imposible.

Pero en otro giro a la extraña selección de Qatar para ser sede del torneo 2022, la FIFA está buscando ampliar el número de competidores en un 50 por ciento, cuatro años antes de que la expansión estuviera programada para comenzar.

Antes de la última revelación, los organizadores de Qatar habían expresado una confianza inquebrantable en la organización de la celebración cuatrienal del fútbol. Nuevos estadios y hoteles están siendo construidos, la infraestructura de transporte está creciendo, se ha implementado la tecnología de enfriamiento dentro de los lugares.

¿Pero una Copa Mundial más grande en uno de los países más pequeños del planeta?

"Antes de tomar cualquier decisión, es importante que se realicen discusiones sobre las operaciones y la logística de un aumento en el tamaño del torneo en Qatar", dijo el comité organizador de Qatar al diario The Washington Post el sábado. "Independientemente del resultado, confiamos en nuestra capacidad para lograr una Copa del Mundo exitosa en 2022".

Debido a que el torneo ya tiene un calendario apretado después de haber sido trasladado del verano abrasador al invierno templado, la propuesta ha planteado la posibilidad de que otro estado del Golfo ayude a organizar los juegos. Qatar planea usar ocho estadios; este verano, Rusia empleará 12.

Una competencia multinacional en 2022 no es una propuesta simple. Arabia Saudita, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos, entre otros, rompieron relaciones diplomáticas el año pasado con Qatar por temas de terrorismo.

Mientras tanto, Qatar continúa con los preparativos para la primera Copa del Mundo en Medio Oriente. La semana pasada, con el emir, Tamim bin Hamad Al Thani, visitando la Casa Blanca, una delegación que promocionaba oportunidades comerciales en el país llegó a Washington. El grupo incluía a Hassan Al Thawadi, de 39 años, secretario general del Comité Supremo de Entrega y Legado, la organización responsable de organizar la Copa del Mundo.

Al Thawadi ya se había ido de la ciudad cuando surgieron noticias sobre una posible Copa Mundial ampliada. Pero en una entrevista anterior con The Post, abordó temas relacionados con la polémica selección de Qatar sobre los Estados Unidos en 2010 para albergar el torneo:

La oferta. "Representamos y encarnamos el sueño americano por excelencia. Éramos los desamparados, éramos 'The Mighty Ducks'. Todo el mundo nos vio con indiferencia, nos ignoró, pensó que no teníamos una pizca de posibilidad, que éramos un grupo de desadaptados presumiendo. De acuerdo, teníamos más recursos que 'The Mighty Ducks'. Sin embargo, nos vimos a nosotros mismos como pioneros".

La elección. "Mi pregunta simple sería: '¿Por qué no?' Es la Copa del Mundo. Somos fanáticos ardientes y apasionados. Qataris en particular, el mundo árabe en general, somos grandes admiradores del juego y somos parte del mundo. [El torneo] ofrece una visión de otros partes del mundo, otras culturas, otras personas, y lo hace en un modo de celebración y el amor común al deporte".