Lo que tus hijos quieren y no quieren que publiques en tus redes sociales

Fotos de fútbol sí, pero de cuando bebé no: Niños y adolescentes quieren que sus padres limiten lo que publican en línea, según un reciente estudio

Compartir fotografías de los juegos de fútbol, vacaciones familiares y buenos informes de la escuela en los medios sociales está bien para la mayoría de los niños. Pero compartir mensajes con fotos de cuando eran bebés, o de sus amigos con referencias a algún castigo no lo está.

Al menos, eso es lo que dijeron niños que participaron en un estudio cuando se les preguntó lo que sus padres pueden y no deben compartir acerca de ellos en línea en un reciente estudio de la Escuela de Información de la Universidad de Michigan.

Los investigadores encuestaron a 331 parejas de padres e hijos acerca de lo que los padres debían y no compartir cuando se trata de información de los hijos en las redes sociales. Los niños, con edades de 10 a 17 años, describieron una serie de preferencias acerca de lo que los padres pueden revelar acerca de ellos.

En general, los niños y adolescentes coincidieron que está bien compartir mensajes que incluyen hazañas, elogios, contenido positivo, ocasiones especiales, actividades escolares, buenas calificaciones, familia, deportes y viajes familiares.

Entre las cosas que no está bien compartir incluyen fotos o historias de cuando eran bebés, fotos de amigos, malas notas y otro contenido que sea vergonzoso, personal, privado, negativo, poco favorecedor, revelador o que demuestra mal comportamiento.

"Se podría esperar que los niños no quisieran que sus padres compartan nada de ellos en los medios sociales, pero eso no es lo que encontramos", dijo la autora Carol Moser, una estudiante de doctorado en la Escuela de Información de la U-M. "Los chicos están bien con que sus padres publiquen ciertas cosas, y no sólo elogios de sus buenas calificaciones y logros deportivos, sino también mensajes que simplemente reflejan una vida familiar feliz".

El estudio también examinó las percepciones de los padres e hijos sobre la cantidad de información que se comparte. En otras palabras, ¿qué piensan los niños sobre lo que sus padres comparten? y ¿están los padres de acuerdo?

Contrariamente a lo esperado, tanto los padres como los niños sintieron que la frecuencia de uso compartido de los padres estaba "bastante bien". Sin embargo, los niños querían más control sobre lo que se dice acerca de ellos.

Los investigadores aconsejan a los padres simplemente preguntar a sus hijos si está bien publicar algo.

Los niños quieren que sus padres pregunten más de lo que lo hacen, y los padres están de acuerdo en que deben solicitar permiso con más frecuencia. Pero los niños dicen que no quieren que sus padres pregunten todo el tiempo o incluso la mayoría de las veces, lo que quieren es que sus padres les pidan permiso "a veces".

"Es fácil olvidar que la familia y el hogar se consideran espacios privados en los EE.UU. y que los miembros de la familia tienen que respetar la privacidad de otro," dijo la co-autora Sarita Schoenebeck, profesora asistente en la Escuela de Información de la U-M. "Mientras que los adolescentes pueden hacer cosas que son encantadoras, divertidas, frustrantes y enfurecedoras a veces, los padres deben ser más cuidadosos acerca de si esto es apropiado compartir el contenido en las redes sociales."

Los investigadores sugieren que las empresas de tecnología podrían probar diferentes enfoques para apoyar a las familias: un sitio podría permitir a los niños a dar información a sus padres de forma privada a través de una escala de calificación que indica si les gustó el contenido o no.

Los sitios también pueden "aprender" las preferencias del niño con el tiempo para dar orientación a los padres automatizado. Por ejemplo, si un padre comparte una foto de una adolescente y su novio que esta consideraba vergonzosa, el sistema podría inducir a los padres a reconsiderar o pedir permiso antes de compartir otra foto de la pareja.

Los investigadores también descubrieron diferencias generacionales en los comportamientos de uso compartido de los padres. Los padres más jóvenes (edades 27-39) compartieron con más frecuencia que otros padres (edades 40-76), incluso controlando por la edad de sus hijos. Los padres mayores (edades 50-76) creen que deben pedir permiso antes de compartir, y en realidad lo hacen más a menudo.

El estudio se presentó el 10 de mayo en la reunión de la conferencia de factores humanos de la Association for Computing Machinery en Denver.