Las claves para entender la crisis de Venezuela (y cómo puedes ayudar)

Tratamos de explicar cuál fue el detonante de este conflicto, por qué continúa y qué escenarios posibles hay en el futuro.

Desde hace mes y medio, cientos de miles de venezolanos han respondido a convocatorias de protestas en todo el país, que se han desarrollado todos los días de manera ininterrumpida en oposición al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Se trata de una de las mayores manifestaciones registradas en el país desde diciembre de 2014, cuando la oposición también salió a las calles para demandar "la salida" de Maduro.

El gobierno ha respondido con una brutal represión por parte de las fuerzas militares. Al cierre de esta edición habían muerto al menos 39 personas durante este proceso de conmoción social.

Trataremos de explicar cuál fue el detonante de este conflicto, por qué continúa y qué escenarios posibles hay en el futuro.

¿Qué desató el conflicto?

Aunque los enfrentamientos entre gobierno y oposición son de larga data, esta nueva ola de protestas y tensión política inició el 31 de marzo, dos días después de que el Tribunal Supremo de Justicia -cuyos jueces son adeptos al gobierno de Nicolás Maduro- emitió una sentencia que le permitía anular a la Asamblea Nacional -el órgano legislativo y único poder controlado por la oposición- que quedó inhabilitada para ejercer sus competencias.

Esta decisión fue calificada por la oposición venezolana como un “golpe de Estado”, y de inmediato iniciaron las convocatorias a manifestaciones. La decisión también tuvo rechazo por parte de organismos internacionales y presidentes, y la presión obligó al TSJ a revertir su polémica sentencia. Pero ya era demasiado tarde…La calle ya estaba “caliente”.

Adicionalmente, el problema de fondo es que Venezuela atraviesa por una aguda crisis humanitaria y un colapso económico reflejado en la inflación más alta del mundo, el empobrecimiento masivo de la población y una severa escasez de alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad.

¿Cuáles son las demandas de la oposición?

Los manifestantes piden la celebración de elecciones anticipadas (las elecciones presidenciales corresponden en 2018), la liberación de presos políticos como es el caso del líder opositor Leopoldo López, el establecimiento de un canal humanitario que mitigue el desabastecimiento de alimentos y medicamentos, y el reconocimiento pleno de la Asamblea Nacional.

¿Qué responde el gobierno?

La respuesta del régimen ha sido brutalmente inflexible. Ha reprimido a los manifestantes de la oposición con balas de goma y los ha envuelto en gas lacrimógeno. Hasta ahora se han registrado 39 muertos, en su mayoría jóvenes menores de 30 años.

El presidente Nicolás Maduro ha dicho públicamente que las manifestaciones tienen carácter “golpista” y ha acusado a los participantes de fomentar la violencia, el "terrorismo" y de querer preparar el terreno para una intervención extranjera.

La semana pasada, Maduro hizo una convocatoria inesperada: una asamblea constituyente para cambiar la constitución, con el detalle de que los constituyentistas no serían elegidos por votación directa, universal y secreta como establece la ley, sino por asambleas comunales controladas por el oficialismo. La oposición se negó a participar en este proceso que lo calificó de una “trampa” para eliminar las elecciones y atornillarse en el poder.

¿Qué ha hecho la comunidad internacional?